La situación actual del reciclaje de envases

¿Sabías que en España se consumen 51 millones de envases de bebidas de un solo uso cada día? Son 18.000 millones al año, una cifra similar a la que se consume en Alemania, con el doble de población. Sin embargo, hay una gran diferencia entre España y Alemania en la manera de gestionar el enorme volumen de residuos que esto significa.

Mientras Alemania ha implantado un Sistema de Retorno que recicla el 98,5% de los envases convirtiéndolos en nuevos envases, en España sigue funcionando el Sistema Integrado de Gestión o SIG (contenedores azul, amarillo y verde) que tan sólo recoge selectivamente 3 de cada 10. ¿Y qué pasa con el resto? Cada día, en nuestro país se abandonan en el medio ambiente, se vierten o incineran 28 millones de envases de bebidas.  De otros cuatro millones se desconoce el destino.

Estas cifras demuestran que el sistema de gestión actual tiene unos índices de recogida selectiva ineficientes que, según el último informe de la Comisión Europea colocan a España en el puesto número 12 de gestión de residuos a nivel europeo. Más concretamente, los últimos datos disponibles (2010) arrojan niveles de recogida selectiva muy bajos. Para el vidrio, se recogen selectivamente 709.997 toneladas de una producción de 1.513.658 lo que significa una recogida selectiva del 47%. Para el plástico las cifras son una recogida selectiva de 216.817 toneladas de una producción de 992.000 o un 22% de recogida selectiva. En el caso de los metales la situación es todavía peor, situándose la recogida selectiva en 67.889 toneladas de las 342.850 producidas: un 20% de recogida selectiva. En total, se recogen selectivamente cerca del 35% de los envases de plástico, vidrio o metálicos. Uno de cada dos envases de vidrio y uno de cada cinco de los otros materiales. Todas estas cifras están deducidas de los datos proporcionados por los SIG y el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente.

La crítica situación económica que vive nuestro país hace ineludible mencionar  lo  que les cuesta a las administraciones el vertido o incinerado de esos envases:  68 millones de euros. Si  a eso le sumamos otros 65 millones de euros que es el valor que tendría la materia prima (vidrio, aluminio, metal, plástico) en caso de que esos envases se recogieran de forma selectiva y pudieran reutilizarse para crear nuevos envases, resulta que, cada año estamos derrochando 133 millones de euros.

¿Y qué pasa con los ciudadanos? El sistema actual es injusto. Los envasadores (Coca-Cola, etc) sólo pagan por los envases que van al contenedor amarillo, en lugar de hacerlo por todos los envases que ponen en el mercado. La diferencia la estamos pagando nosotros, los ciudadanos, a través de los impuestos y tasas de residuos. Tampoco se cumple el principio europeo de “quien contamina paga”,  hoy en día paga lo mismo quien recicla que quien no. ¿Es esto sostenible?

 

   Organizaciones que apoyan los Sistemas de Depósito para evitar el abandono de residuos en el medio ambiente:

   
   
 

   Retorna es miembro de: